Últimas noticias
recent
-->

CELESTE, UN PLATAFORMAS INTIMISTA, DIFÍCIL E IMPRESCINDIBLE

Añade este post a una revista de Flipboard

Imagen de Matt Makes Games / CC BY-SA 4.0

Es el momento, Madeline. Respira hondo. Tú puedes hacerlo.

En plena era del multijugador online, donde, en términos comerciales, la competición prima sobre la historia, la escena indie nos sigue sorprendiendo como nicho desde el que se crean propuestas diferentes, que exploran el videojuego como medio narrativo. Celeste se alza sobre los hombros de gigantes de las plataformas como Super Meat Boy, pero tiene suficientes méritos propios como para ofrecer una experiencia intensa, emocional y compleja desde el minimalismo del pixel.


El juego nos pone en la piel de Madeline, a la que acompañaremos, plataforma a plataforma, en su ascenso por la montaña. El comienzo nos deja al pie de la misma, sin más información, con la única opción de avanzar para desentrañar los motivos que han llevado a una joven sin ninguna experiencia en escalada a afrontar un desafío extremo y mortal, para el que parece no estar en absoluto preparada. Nuestra heroína nos embarca en su viaje de autoconocimiento, al tiempo que desentraña una historia oculta en los pequeños detalles de los escenarios. La montaña habla su propio idioma y, poco a poco, nos veremos obligados a aprenderlo si queremos sobrevivir.



SALTA, ESCALA, TELETRANSPÓRTATE: EL LENGUAJE DE LA MONTAÑA

Para avanzar en nuestro camino hasta la cumbre disponemos de recursos limitados, asociados a los tres botones de acción: el salto clásico, agarrarnos a las paredes para escalar (por tiempo limitado, ya que Madeline se cansa y puede acabar por soltarse) y el dash o desplazamiento rápido. Este último sólo se puede usar una vez, momento en el que el pelo de la protagonista cambia de color, y se recarga cuando aterrizamos en una superficie horizontal, o al interactuar con ciertos elementos de las estancias.

Y es que la montaña está dividida en varias estancias, pantallas individuales en cuyo principio volveremos aparecer en caso de que nos aplaste un bloque de hielo, de que caigamos en una cama de pinchos afilados, de que nos desintegremos contra una pared durante un teletransporte, de que… Y es que sí, en Celeste se muere, y mucho, pero el juego no te penaliza por ello. Suficiente castigo es tener que gestionar la frustración que supone sabernos todavía incapaces de ejecutar los pasos necesarios para avanzar hasta la siguiente estancia, hasta el siguiente reto.

Celeste se divide en ocho niveles y un epílogo, dentro de los cuales se ubican cerca de 700 estancias de lo más diverso, que nos enfrentan a retos que nos harán pensar, desafíos que exigirán la mayor de las precisiones y situaciones donde el entorno y las circunstancias nos lleven a darnos cuenta que las habilidades de Madeline pueden dar mucho más de sí de lo que habíamos pensado.

POCOS PERSONAJES, MUCHO QUE DECIR

Aunque la montaña será nuestro interlocutor principal, en nuestro ascenso por la montaña nos encontraremos con un nutrido grupo de personajes peculiares, desde exploradores desorientados a ermitaños que parecen enfrascados en una apuesta a exilio casi imposible (aunque más apetecible que pasarse 30 días viviendo en un baño de Las Vegas). Su presencia nos dejará diálogos que van ganando en profundidad conforme desentrañamos retazos del pasado de Madeline. Nuestros encuentros con Theo, la abuela de la montaña, el Sr. Oshiro… junto con su relación con los escenarios y entornos donde nos los encontramos irán arrojando luz sobre una historia que se construye fuera del juego, que no cambia un objetivo prefijado desde el inicio, pero sí nuestra compresión de los motivos que nos empujan a llegar a la cumbre, a asumir riesgos imposibles sin contemplar otra opción que continuar
Imagen de Matt Makes Games / CC BY-SA 4.0

Es mejor no contar más sobre la historia… Solo decir que IGN, RockPaperShotgun, Eurogamer, Anaitgames, Vida Extra…, la prensa especializada en general, se ha rendido a esta joya de Matt Make Games, con una puntuación en Metacritic del 93%, al tiempo que ha sido uno de los títulos más vendidos en Steam durante meses, compitiendo de tú a tú con triple A de presupuestos a años luz de este juego. Si te gustan los plataformas exigentes, que piden del jugador algo más que buenos reflejos y machacar botones, y estas dispuesto a dedicar tiempo a encajar los pequeños detalles y pistas que Celeste oculta tras unas mecánicas tremendamente sólidas y satisfactorias, la montaña te recompensará con creces. Imprescindible.
Chicas Gamers

Chicas Gamers

Puntos de vista totalmente opuestos de dos chicas aficionadas a videojuegos, cine, series y otras frikadas.
Si quieres contactar conmigo: Twitter | Facebook | Escríbeme

1 comentario:

  1. Buen análisis. Para mí el goty de este año y de lejos además, quizá sólo pueda competir God of War a este nivel.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.