CHORUS - ANÁLISIS EN PS5 | Cosas de Chicas Gamers

CHORUS - ANÁLISIS EN PS5

Añade este post a una revista de Flipboard

Imagen portada análisis Chorus PS5

Hoy traigo el análisis en PS5 del último juego de Deep Silver: Chorus, que salió el día 3 de diciembre en las plataformas de Sony (PS4, PS5), Microsoft (XBOX y SERIES), Pc, Luna y Stadia. El estudio, especializado en juegos de móvil y en ports para Nintendo Switch, se lanza en su primera aventura para sobremesas con un título que recuerda al Galaxy on fire 3 (2016), que ya trabajaron. Koch Media, su empresa matriz, los avala en esta aventura espacial que te invita a subirte a la nave espacial Forsaken y acompañar a Nara surcando el universo mientras buscamos la redención por nuestros actos del pasado. 

¿Te parece interesante? ¿Te han dado ganas de ponerte el mono de piloto y disparar algunos cazas? Acompáñame para destripar este juego.

Las sectas nunca son la solución

El Círculo lo rodea todo. El Círculo es una secta religiosa nacida en tiempo de guerra y que ha encumbrado a su poderoso líder, el Gran Profeta. Avanzando, como si de una cruzada se tratase, inicia un movimiento bélico con el único objetivo de alcanzar el equilibrio y armonía de todas las cosas, ese estado llamado el Coro (Chorus). De este modo, utilizando a sus seguidores más cercanos, los Venerables, diezma planetas mientras recibe la ayuda de los Sin Rostro.

Y aquí empieza la historia, a manos de una de ellos que, tras invocar una grieta dimensional que diezmó un planeta entero, sintió remordimientos y abandonó. Tras años dedicándose a labores menores desde su escondite, Nara decide emprender un viaje de redención y venganza contra el ser que la convirtió en una fría asesina desprovista de sentimientos. No estará sola, además de la resistencia frente al Círculo, le acompañará en este épico viaje Forsaken, su nave espacial con una IA que no parece del todo artificial. ¿Será capaz de encontrar el equilibrio? ¿Podrá devolver la armonía? ¿Llegará al Coro? Esas son las preguntas que, como jugador, has de encontrar. Solo puedo adelantarte una cosa, la aventura llegará a ser épica.
Imagen de una manifestación Sin Rostro, uno de los enemigos del juego.
No, no es el jefe final, pero ya impresiona

A ver, no negaré que, en general, la trama recuerda a una gran saga de ciencia ficción (resistencia contra secta donde un personaje con poderes es el encargado de derrotarlos, original no es), pero hay que reconocer que han logrado darle la personalidad suficiente a los elementos para lograr que este universo se sienta diferente. Todo está inventado, solo cambia la manera de narrarlo

En este aspecto, la narrativa puede llegar a sentirse un poco caótica en la forma de mostrarla. La mayoría de los diálogos (en inglés con subtítulos en español), te sirven para meterte un poco en situación, pero, en ocasiones, se pasan de intensos y desconoces la razón verdadera por la que estás haciendo lo que estás haciendo. Resulta curioso, en este sentido, la descripción de las misiones, bastante esclarecedora y llena de información que te sirve para ir atando los cabos de esta historia. Aun así, puedo llegar a entenderlo, estamos en un juego que busca que estés en constante movimiento y esos momentos introspectivos no encajan en la aventura.
La ayuda de la lista de misiones para entender la historia.
La pestaña de misiones se vuelve indispensable para entender mejor la historia

¿Qué es mi nave? Mi tesoro

Para recorrer las largas distancias de este mundo, nos montaremos en nuestra nave espacial y nos lanzaremos a ese universo desconocido. En este juego tu personaje será Nara, pero tu avatar será la nave en la que esté montada (una normal al inicio de la partida y Forsaken poco después de empezar) y sobre ella se construyen todas las mecánicas del jugador
Nara recogiendo a Forsaken.
No, nunca vas a andar en este juego. Vas a ser una nave en el espacio

Aquí comienza una de las partes más satisfactorias y, al mismo tiempo, de las más complejas de toda la aventura: el control de la nave. Es cierto que el movimiento de la nave es más que satisfactorio, sintiéndote un verdadero explorador de las estrellas, pero es en los conflictos bélicos donde el caos puede llegar a rodearte. Tu arsenal está compuestos por tres estilos de armas: ametralladora, láser y lanzacohetes (cada uno mejorable haciendo secundarias o comprándolas), los cuales se utilizan para dañar diferentes tipos de enemigos. Además, se pueden equipar una gran cantidad de añadidos que permitirán aumentar la vida, la velocidad o el escudo. A ellos hay que sumar los poderes de nuestra protagonista, los ritos, capaces de levantar una batalla que tenías perdida. No es necesario estar equipado al más alto nivel para ganar en los conflictos, pero sí que será importante dominar por completo las técnicas para no eternizar de más los combates. Cada arma trae consigo una serie de desafíos llamados Maestría que te permitirá alcanzar mejoras permanentes si logras completarlos.
El hangar será el lugar donde puedas comprar armas u objetos

Porque el juego tampoco te regala la partida. Cuando te lanzas contra las naves enemigas, tienes un objetivo inicial y trabajas en él, pero no es raro que comiencen a aparecer objetivos secundarios que provocan la caída del plan original y te obliguen a improvisar (o a iniciar de nuevo desde el punto de guardado). Y aún así, cuando respiras tras acabar con todas las naves, te alertan de una segunda oleada que estaba esperando tu éxito para atacar. Este desgaste puede llegar a mermarte, pero entonces es cuando aparece una fragata enemiga y, contra todo pronóstico, atraviesas sus defensas, te cuelas en su interior, destruyes los núcleos y, tras salir victorioso, te giras para observar como explota. ¡SÍ! ¡Qué gustito! Esos son los momentos en los que sientes que este juego tiene el potencial para llevarte a grandes combates (y vaya si lo consigue con las batallas contra los Sin Rostro).
Ataque conjunto a la Grieta de los Sin Rostro
Sí, vamos contra aquella cosa roja del fondo

Al final, combates no van a faltar. La historia principal recorre ese camino ascendente que va desde pequeños enfrentamientos a colosales batallas donde todo está en juego. Junto a esta escalada bélica que llega a ese purificador final, aparecen pequeños fragmentos de vidas que puedes explorar en forma de misiones secundarias. Recogen de esta manera el elemento más característico de los juegos de mundo abierto y lo añaden en fragmentos de historia que sirven para mejorar el armamento o para conseguir más créditos para comprar esas mejoras. De alguna manera tenían que rellenar esos grandes escenarios.

Unos escenarios que, lejos de ser un mundo abierto completo, se convierten en grandes zonas que puedes recorrer de punta a punta, pero que para intercambiar entre ellas tendrás que utilizar un agujero de gusano que te transportará de un lado a otro. Como ya venía diciendo, las misiones secundarias permiten exprimir estos lugares y mostrarte los distintos detalles que los desarrolladores han ido dejando por los escenarios: bases olvidadas, restos de un nave explotada, misiones de escolta... Si te centras en la historia principal, es posible que acabes sin conocer algún detalle que envuelve el mundo en el que se desarrolla la acción.
Descubramos más del Gran Profeta.
Los escenario son característicos y puedes diferenciarlos de una mirada

Un universo digno de observar

Este juego ha sido diseñado para diferentes consolas, pero, tras probarlo en la PS5, puedo decir que exprime perfectamente la potencia de las consolas de nueva generación. Jugado en su mayoría en el modo rendimiento, se muestra estable tanto en resolución como en frames. Las texturas destacan desde lejos y, junto con una iluminación maravillosa, la sensación de estar explorando diferentes lugares se palpa con solo observar el ambiente que te rodea. Quizás este apartado sea uno de los más importantes por conseguir que, en todo momento, te sientas dentro de ese universo que han creado para nosotros. 
Probando el Modo Foto
Además, cuenta con un modo foto para que puedas sacar imágenes más épicas

A eso también ayuda una suave melodía que acompaña los momentos de mayor exploración, pero que crece en los momentos de mayor emotividad o, como no puede evitarse, en las grandes batallas, acompañando y guiándote en esa epicidad.

Conclusión

¿Quién no ha soñado con montarse en una nave espacial y vivir una aventura? Da igual la edad que tengamos, la mayoría de nosotros ha visto historias donde grandes héroes se enfrentan a cruceros y logran ganar. ¿Quién no querría replicarlos? (En juego, claramente, no somos psicópatas) Chorus escapa de esa fórmula arcade de batallas espaciales independientes para ofrecernos una historia que justifica cada una de las acciones que tomamos. Nuestra epopeya a lomos de la nave Forsaken nos deja un regusto dulce, creyendo en las grandes posibilidades que podrá alcanzar este estudio si sigue puliendo esta fórmula de juego, aunque no podemos olvidar sus problemas, que no llegan a lastrar la experiencia.

Chorus salió el 3 de diciembre para las consolas de Sony (PS4 y PS5), Microsoft (Xbox One y SERIES), PC, Stadia y Luna. No lo dejes escapar si eres de los que han pensado en subirse en un Ala-X y destruir al Imperio.

Lo mejor

- Un apartado técnico digno para la nueva generación
- Una historia interesante sobre la culpa y la redención

Lo peor

- Las oleadas de enemigos repetitivos
- La complejidad de la jugabilidad, si no la pillas, vas a caer muchas veces

Antonio J. Rodríguez López

Antonio J. Rodríguez López

De tierras gallegas con un lacón bajo el brazo. La vida frente a la pantalla me entregó unas gafas con las que veo en 8K. Me gustan las cosas bien narradas, sean del formato que sean. Mis estanterías están a rebosar de juegos, libros, miniaturas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
SORTEO Pokémon Leyendas Arceus
¡PARTICIPA!