CUALQUIERA MENOS TÚ (WILL GLUCK, 2024) - CRÍTICA

Añade este post a una revista de Flipboard

Portada crítica Cualquiera menos tú (2024) - Sony Pictures

Tras mirarnos en el espejo y plantearnos comenzar con la operación bikini de cara este verano, recibimos la invitación de Sony Pictures España para disfrutar de su última comedia romántica: Cualquiera menos tú (2024). Tomando como referencia la obra clásica de William Shakespeare Mucho ruido y pocas nueces, Will Gluck y Ilana Wolpert hilvanan una historia que recuerda mucho a las clásicas películas románticas, pero más cercana a nuestros días.

Cualquiera menos tú llega a los cines el viernes, 19 de enero de 2024. ¿Hemos acabado enamorados de sus protagonistas? ¿Hay boda al final? Seguid leyendo para enteraros de todo. ¡Allé vamos!

Una boda llena de enredos

Al inicio todo es alegría. Bea -Sydney Sweeney- conoce a Ben -Glen Powell- en una cafetería y disfrutan de un día maravilloso en el que parecen conectar de una manera distinta, mas al llegar el alba, fruto de malentendido, el sueño se rompe y toman caminos diferentes. El destino, ese viejo truhán, los reúne de nuevo gracias a un evento que une momentáneamente sus caminos en Australia: la boda de la hermana de ella con una de las mejores amigas de él. Es entonces cuando, entre los invitados y familiares, comenzará un plan para que ambos acaben juntos... o separados. Ellos, para evitar sentirse utilizados, toman la única decisión que creen convincente: fingir ser una pareja para que los dejen en paz. Pero, como suele decirse, del odio al amor hay solo un paso.

Se puede ver la química de ambos desde el principio. ¿Quién no ha soñado con comerse una tosta de queso?

Los más fans del teatro (y posteriores adaptaciones) reconoceréis pronto el influjo del esquema de las comedias de enredos que tan populares avanzaron a través de los años creando historias sobre amores correspondidos o no. Con una propuesta que inicia de forma muy similar a muchas de su estilo (chica conoce a chico), pronto pasaremos a una trama en la que varias personas intentarán conseguir sus objetivos a través del enamoramiento o separación de sus protagonistas. Al igual que en otras ocasiones, el foco de todo acaba cayendo en ellos, a pesar de ser otro el motivo de su encuentro. La boda parecía que iba a tener algo más de importancia al inicio, dándoles algo de peso a sus contrayentes, pero acaba convirtiéndose en otro medio con el que crear más situaciones que pongan a prueba el papel de los personajes principales.

De este modo, tanto Bea como Ben se encontrarán buscando el modo de cumplir un papel impuesto mientras van viendo como se van desarrollando sentimientos a lo largo de la cinta. El esquema general no deja de seguir el estilo de todas, cayendo cerca del final y remontando en el último término. A pesar de ello, con su hora y tres cuartos de duración, avanza la trama a buen ritmo, alternando ese enredo con multitud de escenas en las que es más que probable que los espectadores acaben echando una carcajada, ya sea por las ocurrencias o por lo surrealista de las acciones.

Cuando los polos se atraen o se repelen

Y en esas ocurrencias tienen mucho que ver los protagonistas. Tanto Sydney Sweeney [Euphoria (2019-)] como Glen Powell [Top Gun: Maverick (2022)] tienen una química asombrosa que va evolucionando a través del metraje. No son actuaciones exquisitas, pero son las que se necesitan para hacer creíbles a sus personajes. Juntos nos entregan algunas de las secuencias más extrañas (la del koala) y sinceras (la boya) de la cinta.

Miradlos que inocentes, ignorantes de todos los planes que están haciendo a su alrededor

Aunque en ellos se centra la historia, algo que queda claro en multitud de ocasiones (esa escena final en la boda), hay otros personajes que serán sus alcahuetes o sus conspiradores en la sombra. Aquí destacaría a la pareja nupcial, Claudia y Halle (interpretadas por Alexandra Shipp y Hadley Robinson, respectivamente). Con ellas llega el conflicto y con ellas el fingimiento. El hermano de Claudia, Pete (encarnado por el actor y rapero GaTa), junto con Beau (Joe Davison), aportan entre todos esa visión más liviana. Tenemos más actores, como los que dan vida a los padres de las novias o de los posibles amantes de los protagonistas, pero aunque su participación es importante en la trama, no acaban de destacar.

Sintiendo la lluvia en nuestra piel

A pesar de que podamos pensar que el cambio de escenario, EEUU por Australia, trae consigo una variedad diferente, termina convirtiéndose en algo más insustancial. Los lugares no dejan de asemejarse a lo visto en otras ocasiones, mostrando las diferencias con algunos comentarios o escenas (animales y bichos, enchufes o la hermosura de su gente). De este modo, tendremos en su mayoría una mansión lujosa cerquita del mar, un yate recorriendo un río en plena ciudad y, como no podía ser menos, la misma ciudad, Sídney, representada mediante calles o el mismo edificio de la Ópera.

Por su parte, la banda sonora compuesta por Este Haim y Christopher Stracey se mantiene en segundo plano, acompañando los devaneos de los personajes. Eso sí, hay una canción que toma gran protagonismo según avanza la trama a nivel narrativo: Unwritten, de Natasha Bedingfield. Además, acompaña los títulos de crédito en una divertida unión de escenas.

Conclusión

Tras unos años en los que las comedias románticas eran estrenadas directamente en plataformas digitales (salvo contadas ocasiones) o con algunos debacles en taquilla, parece que la nueva producción de Sony Pictures llega con los deberes hechos para convertirse en un éxito (algo que ya está haciendo en otros mercados).

Cualquiera menos tú no acaba de revolucionar nada, sino que recoge la tradición de las historias de enredos y la aplica a una aventura en la que los protagonistas, conocidos por el público, aportan la puntilla. Como ya he estado comentando, la historia no deja de ser una mezcla entre el esquema clásico de comedia romántica junto con los líos propios de los intereses cruzados. El humor utilizado acerca la historia a un público más adulto, con cierta preeminencia por referencias sexuales. El manejo del tiempo consigue que en ningún momento se haga pesada, convirtiéndose en algo agradable de ver sin mucha pretensión. Al final, es una película que cumple y ofrece algo diferente.

Cualquiera menos tú llegará a los cines españoles el próximo 19 de enero de 2024. Si eres de los que disfruta con las desavenencias de varios personajes mientras bloquean su amor, esta es tu película. Si quieres pasar un buen rato sin muchos líos, también.

Antonio J. Rodríguez López

Antonio J. Rodríguez López

De tierras gallegas con un lacón bajo el brazo. La vida frente a la pantalla me entregó unas gafas con las que veo en 8K. Me gustan las cosas bien narradas, sean del formato que sean. Mis estanterías están a rebosar de juegos, libros, miniaturas...
Si quieres contactar conmigo:  Sígueme en Twitter

No hay comentarios: