Últimas noticias
recent
-->

POR QUÉ SON NECESARIOS LOS REMAKES Y REMASTERS


Antes de que me tiréis piedras: sí, muchos remakes son un timo, muchos prácticamente son un port malamente disimulado. Sí, es muy injusto tener que pagar dos veces por un mismo juego porque cambias de plataforma. Sí, los que llevamos mucho tiempo dándole al mando o al teclado, los remasters nos apestan a sacacuartos y los remakes nos pueden destrozar emblemáticos recuerdos.
Sin embargo, pese a las injusticias debidas a los intereses comerciales, son necesarios. ¿y eso por qué? Traidora chaquetera, me preguntaréis. Pues para que juegos que han marcado un antes y un después perduren.


No hace mucho, a una buena amistad le quise mostrar Silent Hill abanderándome de mis buenos recuerdos. Mientras jugábamos me deleitaba en los momentos del teléfono, el gato que salía de la taquilla, el misterioso monstruo que atrapábamos con un simple anillo… mientras mi amistad se quejaba de los toscos controles, los gráficos que precisaban de mucha imaginación para distinguir formas y meterse en la historia… la verdad es que el primer Silent Hill ha envejecido muy mal, y otros juegos que han sufrido menos el paso del tiempo, han llegado a una época donde los efectos visuales con plastilina no nos impresionan. Ya no alucinamos con escenas como las de Power Rangers, que con un simple tiro de cámara desde el suelo y jugando con fondo y figura, nos hacían creer que un monstruo, hoy día con un disfraz de risa, se hacía enorme y temible.

EYE GUY POWER RANGERS
Hubo un tiempo en el que al ver esto, nos hacíamos caquita
Tenemos suerte los jugones viejunos porque, aunque seas un joven inquieto que ha descubierto joyas con emuladores o tengas mucha inquietud como para interesarte por la historia de los videojuegos, no los has podido vivir en un momento en el que no había nada más avanzado y no dependíamos de las caídas de red, si no de que tu madre o padre desenchufara la consola.

A veces me resisto a volver a ver películas de mi infancia que me parecían lo más y que hoy día, al volver a verlas, prácticamente me indigno pensando “¿cómo podía ser tan tonta de pequeña para creerme esto?”. Volver a verlas es perder la magia que me dieron en su momento.

Desde luego que siempre me indignarán remasters como The Last of Us, que con solo subirle el brillo y el contraste nos lo agenciaron en el catálogo de PS4 sin una opción de rebaja o retrocompatibilidad a quienes lo compramos de salida y con pase de temporada en PS3. También me molestan los ports malos como el Grand Thef Auto San Andreas en Xbox 360. Pero hay casos como los de Resident Evil (el primero, y esperemos que algún día el segundo) que me alegran mucho su existencia.

Si hubiera podido mostrar un Silent Hill remake como el Resident Evil, es posible que los comentarios tipo “¿y este juego era tu favorito? Si el control es horrible y se ve fatal”.

the last of us comparativa ps3 ps4
Subo brillo, subo contraste y voilà: remaster al canto
No hay duda de que el tiempo no pasa en vano, a mí me pasa cuando veo a los fanáticos de Naruto, cómo lo viven y me dan cierta envidia porque a mí ya no me pasa eso de gustarme tanto un anime como Saint Seiya o Dragoi Bola. A medida que crecía un anime lo tenía muy difícil para conquistarte. Mis últimos coletazos fueron las series de Gantz, Death Note y Nana, y ya tienen bastante tiempo.

El Gabinete del doctor CaligariVoy a ir más atrás en el tiempo, y por longevidad usar el arte del cine para explicarme. Hoy día nadie podrá negar que Acorazado Potemkin, Nosferatu o las películas de Griffith sean obras maestras, pero no dejan de ser películas prolijas, mudas y sin color, elementos que no facilitan su visionado y perdonadme, pero hoy día son aburridas, por muy bonita que fuera el Gabinete del doctor Caligari, es hija de su tiempo.

Son grandes y buenas películas, pero cualquiera se hace ahora un sesión de cine mudo hoy día. Una de las primeras películas de los Lumiere, llegada del tren a la estación, siendo cine mudo y sin color y en su primera emisión el público huyó despavorido pensando que llegan un tren de verdad. Lo vivieron tan real porque tenían la magia de su momento. Si a esa gente les pones Harry Potter les da un infarto al primer troll que vean.

Intento imaginarme si un juego tan especial para mí como es The Legend of Zelda: Link’s Awakening no lo hubiera jugado en los 90 si no hoy día tras haberme pasado videojuegos que parecían películas y me han distorsionado la capacidad de inmersión. No sé cómo lo hubiera vivido pero estoy convencida de que hubiera sido una experiencia totalmente diferente.

the legend of zelda links awakeningLos que tenemos muchos años y juegos a nuestras espaldas, nos olvidamos de que las nuevas generaciones no tienen nuestros mismos ojos y mucho menos nuestra experiencia y cultura. En seguida nos permitimos el lujo de depreciar los productos de hoy día o las tendencias sobre gustos de los nuevos chavales, como si nosotros no hubiéramos sido niños alguna vez o no hubiéramos despreciado los gráficos de los 16 bits tras conocer el increible y realista mundo del 3D.

Por eso creo que los remakes de videojuegos son necesarios, no de los que tienen poca antigüedad, si no de los que ya lo necesiten. Puede que tengan que adaptarse y cambiar la jugabilidad, adaptarla, pero que respeten la historia y los aspectos que nos hicieron vivir su magia a los viejunos tiempo atrás. 

Respetemos y entendamos que los que no tengan tanta cultura videojueguil por edad o por experiencia no valore como nosotros las obras maestras videojueguiles.

Creo que es bueno que hagan remakes pero no para nosotros, si no para los nuevos y solo les pedirían que no lo hagan como el Silent Hill de la Wii, que se permitieron el lujo de destrozar una escena tan importante como la de la enfermera. Ya veremos como lo hacen con FFVII pero recordad que es un remake para los nuevos, no para los que lo jugaron en su momento.

Peor será lo de Shemmue, que llegue una tercera parte nueva que para entender su historia, haya que pasarse dos juegos, que aunque sean muy buenos, son de su tiempo.

Disfrutemos de la suerte que tenemos de poder recuperar y contrastar, todo tiene que evolucionar y lo hará. Nos guste o no. Juguemos a todo lo que podamos hoy, porque nos parecerán los juegazos del mañana.

Imagen by dorkly.com

Igone Martínez

Igone Martínez

Viajar, cine y videojuegos es lo que más me gusta. Me dedico al mundo de la Comunicación y Marketing Comercial y espero aprender mucho con www.chicasgamers.com
Si quieres contactar conmigo: Twitter | Facebook | Escríbeme

6 comentarios:

  1. Es que los gráficos de 32 bits han envejecido bastante mal, y los primeros juegos en 3d de aquella época tampoco eran tan jugables como los de hoy.
    Sin embargo, los juegos de 16 bits siguen viéndose y jugándose de escándalo. Yo he jugado recientemente súper metroid y link to the pasta, y me han parecido dos juegazos increíbles. Y el éxito de los juegos de neo geo en switch es una prueba de lo que hablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, moriría por un buen remake del Silent Hill 1 pero ¿del Super Metroid? No way!

      Eliminar
  2. También esto de acuerdo en que los remakes son necesarios pero solo cuando mejoran el original.

    Lo que no puedo compartir es tu visión del cine. Primero porque creo que aunque lo parezca no son fácilmente comparables.

    El cine es en esencia narrativa, lo que se hace es contar una historia mientras que los videjuegos tienen una parte de narrativa y otra de mecánicas jugables en distintas proporciones pero siempre con una dimensión tecnológica pues hay una interactividad que no se da en el cine.

    Por otro lado, los clásicos son intemporales. A ti te parecerá aburrida Nosferatu o el Gabinete el Doctor Caligari, pero a mí no, y no soy hijo de su tiempo, sino que creo que aprovecharon las limitaciones técnicas de la época para contar la historia que querían contar de manera brillante.

    Hablando de Nosferatu, si quieres puedes ver el remake de Nosferatu de Werner Herzog con Klaus Kinski. Yo he visto las dos y desde ya te digo que la de Murnau me parece mucho mejor a pesar de que sea muda y creo que a día de hoy es un peliculón, como Metropolis, por ejemplo.

    Por último pero no menos importante, los remakes en el cine son en el 99% de los casos mucho peores que la película en la que se basan. Hay miles de ejemplos para nuestra desgracia, pero dos de los últimos que he sufrido, cosas del frikismo, han sido los de Robocop y Desafío Total.

    Pero, salvo lo que comentas del cine, en el resto estoy de acuerdo, aunque yo no generalizo, creo que depende de cada caso y que los remakes solo valen si mejoran el original y que si hay un campo en el que esto es más fácil que tenga éxito es en el videojuego. El mejor ejemplo que recuerdo reciente es el Doom, que es impresionante y da gusto jugarlo.

    Muy buen artículo, muy interesante y que da para algunas reflexiones.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Atreides, gracias por comentar. Has comentado los dos remakes que más "daño" me han hecho a los ojos: Robocop y Desafío Total, que adoro las originales y ver su remake ha sido como no poder despertar de una pesadilla.
      En realidad, no comparo el cine con los videojuegos, lo usaba como ejemplo de "envejecimiento" y de cómo se viven las cosas según la époco (como la reacción del público ante la llegada del tren de los ermanos Lumiere, una respuesta que hoy no tendríamos pese a lo realistas que se han vuelto los efectos). Como tú, soy gran amante del cine, fanática de Meliés y de Buñuel, mis favoritos. No sé cuántas veces habré visto Nosferatu o Un Chien Andalou , las adoro.
      Con esto quiero decir que mas que comparar cine y videojuegos, usaba el cine de ejemplo sobre sentir la tecnología en el momento en que nace, y que al igual que pasa con los dibujos 2D con los niños ahora que han probado los de 3D, es dificil para los que se inician en cine o videojuegos, disfrutar de la composición de un plano a falta de diálogo o de un monstruo de plastilina que hoy día daría más risa que miedo.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Coincido en todo lo que comentas, hay muchos títulos que nos parecieron juegazos en su momento que no soportan nada bien el paso del tiempo; a mí me pasó con The Legend of Dragoon de PS1, lo retome para poder escribir un retro-análisis y aunque guardo muy gratos recuerdos de ese juego y era tanto a nivel técnico como de jugabilidad muy bueno, al ponerlo al lado de lo que tenemos ahora evidentemente palidece bastante. Los tiempos cambian y con ellos la forma en la que se juega y se presentan las cosas. Un buen remaster o remake no solo es un disparo a la nostalgia de los veteranos, también es una forma de que los más jóvenes puedan probar grandes juegos más adaptados a lo que están acostumbrados; como ejemplo, los RPG por turnos ahora pueden hacerse muy pesados para gente que no los experimentó en su momento (bueno, y también para los que sí lo hicimos xD) y están más acostumbrados a un ritmo más fluido y dinámico de juego.

    Personalmente, si un juego me gustó mucho en su momento y se hace un remaster decente del mismo, es muy probable que lo compre (si BioWare sacará el remaster de la trilogía de Mass Effect lo haría sin dudar xD). Sí, son sacacuartos, pero tampoco olvidemos que nadie nos obliga a pagar dos veces por el mismo juego, si picamos es porque queremos. Creo que lo importante es que el remaster o el remake estén bien hechos tanto para los nostálgicos como para los nuevos jugadores (y cuando digo bien hechos me refiero a que no sean un port barato :P, no a que no se cambien cosas como puede ser FFVII).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un remaster de la trilogía de Mass Effect iba a caer para much@s y eso que no es un juego de nuestra infancia, es nostalgia de calidad de la pedazo experiencia con final de colores que tuvimos. Remake dudo mucho que hicieran... en un futuro cercano, y eso que salen rentables como bien demostró Capcom con Resident Evil, pero mira, del 5 y 6 sacan remaster, no remake.

      Deja enlace de las publicaciones que hables, así aprovechamos para leerte ;)

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.