PEQUEÑAS CARTAS INDISCRETAS (THEA SHARROCK, 2024) - CRÍTICA

Añade este post a una revista de Flipboard

Portada crítica Pequeñas cartas indiscretas

Tras intentar reaprender el noble arte de la escritura a mano con lettering para decorar los bordes de la agenda donde se apuntan los estrenos, me dirijo al cine indicado con la invitación de DeAPlaneta para disfrutar de su última película: Pequeñas cartas indiscretas (2024). Con una base real, esta extraña historia localizada en un pueblo costero de Reino Unido mezcla la comedia y el misterio buscando hablar de una realidad que quizás notemos muy atrasada para la actualidad. Con un elenco espectacular encabezado por las maravillosas Olivia Colman y Jessie Buckley, nos adentraremos en las pesquisas para conocer al autor/autora de unas misteriosas cartas subidas de todo y faltonas.

Pequeñas cartas indiscretas llegará a los cines españoles el próximo 5 de abril de 2024. ¿Qué nos ha parecido la historia? ¿Descubrimos el enigma antes del final? ¡Veámoslo a continuación! ¡Allé vamos!

Alguien dijo alguna vez que por la boca muere el pez

Littlehampton, 1920. Edith Swan es una mujer religiosa y digna. Mientras todos sus hermanos abandonaban el hogar, ella se quedó ayudando a su padres con la casa, siendo abnegada y devota. Pero a Edith le están llegando unas horribles cartas cargadas de amenazas, referencias sexuales e insultos varios. Todas las miradas giran entonces hacia su vecina, la irlandesa recién llegada Rose Gooding, con la que parece que no guarda buena relación en la actualidad. Con un cuerpo de policía interesado en cerrar el caso cuanto antes, la agente Gladys Moss investigará si la acusación es la correcta o hay algo más que está pasando en este caso. ¿Quién ha escrito aquellas palabras?

Con esa premisa de misterio se nos plantea una película bien escrita con dos partes marcadas en las cuales veremos los intentos de los diferentes personajes para manejar la situación. Y me parece un juego interesante, porque cuando parece que ya tienes al culpable, te lo muestran ejecutando su maldad y el resto de la película es una guerra entre los que buscan descubrir la verdad y los que quieren acallarla cuanto antes. El ritmo, así, se muestra ameno constantemente, con muchas referencias humorísticas basadas en las situaciones o al crear una dualidad con la realidad actual. Es aquí donde se hace más ahínco, pues esa poca similitud con la actualidad será parte inherente de la trama, al tiempo que veremos los primeros brotes de los movimientos feministas y alguna crítica directa a ciertos comportamientos asociados a la religión y sociedad.

¿Quién escribiría una carta ahora para quejarse? Un Tweet y listo.
Las acusaciones apuntan a Rose Gooding, pero... ¿Ha sido ella?

Pero como ya se presenta, aunque tenga esa regusto de análisis, es una comedia divertida y amena; ya no solo por la historia y el manejo de esta (que sorprende al ver que es una historia real y las ocurrencias de la gente), sino por el propio trabajo del elenco. Olivia Colman se lo ha tenido que pasar bien en el rodaje, porque se la ve disfrutando del papel de Edith, cambiando constantemente de registro (y más con su padre Edward -Timothy Spall-). Frente a ella, la Rose Gooding de Jessie Buckley le hace una dupla magnífica, con escenas divertidas y libres. Se nota la química entre ambas actrices y sus interacciones son de lo mejor de la cinta.

También tiene importancia la agente Gladys Moss, interpretada por Anjana Vasan, sirviendo un poco de guía dentro de la investigación. Menospreciada constantemente a sus compañeros masculinos (como el Alguacil Papperwick -Hugh Skinner-). Es esta parte en la que más personajes secundarios conocemos, teniendo la mayoría de ellos gran carisma y cierta relevancia dentro de la trama y su resolución final. Destaco entre ellos a Mabel -Eileen Atkins- y a Ann -Joanna Scanlan-. 

Disculpe, Madame, no estamos en la época que piensa

Por su parte, la localización en Albión queda clara desde los primeros minutos de la cinta. La arquitectura del país se hace latente, al tiempo que se han hecho esfuerzos para restarle cien años a toda la localidad. Ya sea en espacios abiertos como plazoletas, hasta el interior de las casas, con esos elementos típicos de cocina o baño. En todo momento te sientes parte de ese ambiente que reniega de los grandes lujos de otras producciones como Downton Abbey (2010-2015) y acerca el aspecto más rural, aunque con los rangos bien colocados. El vestuario también acompaña, con trajes y vestidos acomodados, pero mezclados con otros más cercanos a la clase baja.

La pesquisas llevarán a crear planes locos para capturar al culpable
¿Lograrán atrapar al culpable?

En canto a la música, no llega a tener mucho protagonismo en la cinta, pero se acaba amoldando perfectamente.

Conclusión

La exteriorización de pensamiento frustrantes dentro del uno mismo puede ser un buen acto para la salud mental, casi catártico para ciertos artistas. No siempre es la razón la que guía esos momentos, pero es importante comprenderla para poder seguir adelante de la mejor manera posible. Y, por lo visto, hay cosas que sirven para ayer, para hoy o para mañana.

Pequeñas cartas indiscretas se basa en una historia real británica en un momento en el que la sociedad estaba mudando y donde esos cambios creaban gran desazón dentro de los individuos que les tocaba vivirla. Al igual que hoy, cada uno fluye a través de ella o se acaba enquistando. Thea Sharrock logra encontrar un método perfecto para plasmar esa realidad, al tiempo que lo adereza con suficiente ingenio para convertirla en algo cómico, pero sin olvidar el fondo que proyecta. La aventura avanza siguiendo los cánones del misterio, manteniendo buen ritmo y dejando un final satisfactorio para la mayoría de personajes (y también para los espectadores). La caracterización y las interpretaciones ayudan a sentir esa distancia temporal, pero son lo suficiente actuales como para ver los posos de crítica en algunos detalles.

Pequeñas cartas indiscretas llegará a los cines españoles el próximo día 5 de abril de 2024. Te gustará si disfrutas de historias donde la comedia ayuda a tratar temas algo más profundos. También te gustará si quieres pasar un momento divertido.

Antonio J. Rodríguez López

Antonio J. Rodríguez López

De tierras gallegas con un lacón bajo el brazo. La vida frente a la pantalla me entregó unas gafas con las que veo en 8K. Me gustan las cosas bien narradas, sean del formato que sean. Mis estanterías están a rebosar de juegos, libros, miniaturas...
Si quieres contactar conmigo:  Sígueme en Twitter

No hay comentarios:

¡Estamos migrando a Wordpress mientras tanto puedes seguirnos en redes!