SPLATOON 3 - ANÁLISIS EN NINTENDO SWITCH | Cosas de Chicas Gamers

SPLATOON 3 - ANÁLISIS EN NINTENDO SWITCH

Añade este post a una revista de Flipboard

Portada análisis Splatoon 3

Aprovechando el viaje en tren a Tintelia, hemos agarrado la Switch para jugar al último juego multijugador que ha presentado la empresa nipona: Splatoon 3. Con un estilo artístico tan marcado, la IP más joven de Nintendo ha logrado calar en los corazones de la gente, aunque con esta entrega no evitó las críticas de algunos jugadores al considerar que había llegado demasiado pronto. 

¿Qué opinamos nosotros? ¿Hay cambios que justifiquen esta entrega? ¿Hemos logrado quitarnos toda la tinta que nos lanzaron encima estos pulpos? ¡Coged vuestros rodillos (o el arma que más os guste) y vamos al campo de batalla!

Aquí hemos venido a entintarlo todo

Cuando hablamos de Splatoon 3 tenemos que pensar que Nintendo ha entendido que con la entrega anterior ha conseguido una buena jugabilidad y que con esta entrega lo importante es perfeccionarla, añadiendo pequeños cambios que hagan de ella una evolución (que no revolución). Hay que recordar que el juego se basa, principalmente, en la mecánica de ir cubriendo el suelo de una tinta de un color, sobre la que puedes moverte más rápido o en la que puedes introducirte siendo calamar o pulpo para desplazarte aceleradamente, al tiempo que recargas el depósito de tu arma. El problema es que, el otro equipo, hará lo propio, por lo que el desplazamiento en la otra tinta te hará daño y disminuirá tu capacidad de movimiento.

La elección de arma será importante. Hay algunas que parecen mejores para el cuerpo a cuerpo, mientras que otras pintan más el escenario.
Hacedle caso, que parece que sabe de lo que habla

Sobre esa base han incluido pequeñas mejoras de combate, como un salto especial cuando eres calamar (o pulpo) que permite defenderte de parte de la tinta que te lanza el contrario. Sumado a esto, tenemos las armas de siempre, a las que se han sumado los acromatizadores, arcos que disparan tres flechas en vertical u horizontal, y los azotintadores, katanas que ganan en el cuerpo a cuerpo. Cada una de ellas viene acompañada de un arma secundaria (de nuevo, clásicas y nuevas) que suele requerir de más tinta para su uso y una habilidad especial que se va recargando con los logros de la partida (y que suele ser determinante), en ambos casos, también se han añadido opciones nuevas. Encontrar la que mejor encaje con nuestra manera de jugar nos llevará algunas partidas con sus respectivas victorias o derrotas (o probándolas en la tienda antes de comprarlas).

Estos pequeños cambios, aunque puedan parecer pocos, ofrecen un cambio de tácticas en la partida, permitiendo crear nuevas estrategias para alzarte con la victoria. Aunque el uso y los modos se entienden rápido, la profundidad de opciones que ofrece el juego es mayor de la imaginada. Dominarlo llevará tiempo, pero siempre puedes acercarte el tutor... al modo historia para ello. 

Retorno de las Calamarciñas

Comenzaremos primero por uno de los modos que más me ha gustado experimentar y que creo que sirve de acercamiento para cualquiera que llegue por primera vez a este título, el de un jugador. Aquí, tomaremos el control de un nuevo agente 3 que bajará a las profundidades de Tintelia para salvarle la vida al ex-capitán del Comando Branquias, Jibión, y para recuperar de nuevo al Gran Siluro. Para esta empresa, contaremos con el apoyo moral de las Calamarciñas y del nuevo capitán de la unidad, un personaje que sonará a los que ya han disfrutado de títulos anteriores de la saga. Pero no seremos los únicos allí abajo, a los ya conocidos octarianos, esta vez con pelo, se sumarán un nuevo grupo de combate conocido como el Clan Surimi, los nuevos presentadores de noticias del lugar.

Esa manta raya permite la referencia al Super Mario Sunshine en su combate.
Son como el Team Rocket. Parecen malos, pero les coges pronto cariño

Iniciaremos con un pequeño tutorial de unos pocos niveles que dará paso a la región de Alterna, una especie de archipiélago que también ha sido cubierto en su mayoría por el llamado plasma pelificador, una sustancia capaz de generar pelo en cualquier criatura. Para poder solventar este inconveniente, contaremos con Cenutrín, la nueva arma-mascota que nos acompañará en todo momento y que disfruta de comer este potingue. Para ello, tendremos que ir superando los distintos niveles que componen cada una de las seis islas para poder conseguir caviar rojo e ir desbloqueando el camino que nos lleva al final.

Cada escenario dispone sobre él los distintos retos, que podrán ir sorteándose en el orden que queramos, pudiendo llegar al final sin haberlos resuelto todos. Cada uno de ellos esconde una pequeña fase en la que se nos presenta un desafío que tendremos que completar para conseguir los puntos que necesitamos para avanzar. Para el jugador novato estas pruebas serían el tutorial donde pones en prueba todas las habilidades posibles de los personajes y armas, siendo una demostración de originalidad y buen diseño de niveles por parte de Nintendo. Ya sea llegar al final sin usar armas, recorriendo alturas con una suerte de gancho o sobreviviendo a movimientos sísmicos. Desde aquí recomiendo completarlo todos, no solo por la satisfacción de limpieza, si no por las recompensas que se pueden ir desbloqueando al limpiar el mapa: mejoras para el arma y estadísticas, cupones para mejoras en el modo multijugador, coleccionables para la taquilla o documentos de lore.

Aquí es donde se parece más a un RPG, pero no llega a ser tan determinante como para prestarle atención si no eres coleccionista.
En el modo historia podrás mejorar tu equipamiento de élite con objetos que irás consiguiendo
en la aventura, ¡busca bien! (Aunque puedes pasarte el juego sin conseguirlo todo)

Pero no habría un buen modo historia sin batallas contra jefes. En este caso, el diseño de cada uno de ellos me pareció sobresaliente, manteniendo un buen nivel de dificultad en el que tienes que esforzarte para conseguirlo (al igual que con los niveles básicos, si mueres, puedes pagar con puntos para aparecer y no perder el punto de guardado). Aunque si hay un combate a destacar es el último, el que cierra la historia. La disposición, la música, la complejidad y, por qué no decirlo, el propio contendiente. No seré el primero ni el último en decir que es un cierre más que interesante.

De este modo, aunque la trama no deje de ser una mero pretexto para iniciar los engranajes de la partida, se resuelve de manera interesante y aporta un valor a los jugadores, tanto novatos como expertos, descubriendo aquí que ya hay detalles que se han ido cambiando.

Manchando espero, al pulpo que yo quiero

Así que poco a poco habremos aprendido a jugar un poco y, sin habernos dado cuenta, nos sentiremos preparados para el verdadero objetivo de este juego: lanzarnos al multijugador, el verdadero centro de reunión de los jugadores y el lugar donde más tiempo dedicaremos a disfrutar y frustrarnos por partes iguales. Como en el título anterior, este se encontrará separado en los modos competitivos (PVP) y los cooperativos (PVE), añadiendo cada uno pequeñas mejoras.

Para entrar en los competitivos, tendremos que acceder al vestíbulo: un lugar preparado para ser el espacio de espera entre juegos y donde podrás entrenar con tus armas antes del combate o ver los fantasmas de los compañeros de combate. Allí podrás personalizar tu ficha de personaje, tu taquilla o comprar mejoras temporales que no afectan a la partida (más experiencia, más puntos, etc.). Aquí se ha actualizado la manera de entrar en vereda, facilitando la creación de partidas (tanto local como online).

Ganar y sumar puntos, ganar y sumar punto...
¡Claro que quieres masacrar al contrario!

Si somos jugadores novatos, al primero al que nos dirigiremos será a los Combates Territoriales, enfrentamientos de dos grupos de cuatro personas en los que el objetivo es cubrir la mayor cantidad de suelo con la tinta de tu color. Aquí. ya comenzamos a ver las diferencias, pues accederemos al combate desde el aire, pudiendo seleccionar un lugar cercano o lanzándonos con un Super Salto junto a uno de nuestros compañero. 

Cuando lleguemos al nivel diez o cuando carguemos nuestra partida del Splatoon 2, podremos acceder a los Combates Caóticos, enfrentamientos enfocados en ganar puntos para ir mejorando los rangos para ascender en la clasificación. A diferencia de lo esperado con un juego nuevo, los modos siguen siendo los mismos que en el Splatoon 2, aunque no dejan de ser divertidos y, debido a su pequeña duración, acaban enganchando. Y es fácil encadenar una partida con otra por el poco tiempo que suele tardarse en empezar una nueva.

Los 12 mapas presentes, una mezcla de nuevos y viejos, se irán intercambiando entre las distintas modalidades de combate en franjas de dos horas y, como en juegos anteriores, se irán anunciando en el programa del Clan Surimi, solo que esta vez no ocupará la pantalla completa y podremos convertirlo en pantalla emergente en una esquinita para que no moleste mientras nos desplazamos por la ciudad o por el vestuario.

Habrá que caer en el capitalismo para conseguir mejor equipamiento
Ya soy nivel 4 y ya me han abierto todas las tiendas.
Vamos a gastar el dinero mientras escuchamos el noticiario.

Frente a los deseosos por humillar a sus contrarios, existe un modo para los más amigables que busquen en la compañía la fuerza para derrotar a un enemigo común. Tras llegar a nivel cuatro en los combates, podremos acceder el modo Salmon Run, un viejo conocido de la anterior entrega. En ellos, tras visitar a Don Oso, un grupo de cuatro personajes se enfrentará a oleadas de salmónidos y tendrá que ir recolectando huevos dorados para conseguir la victoria. El funcionamiento sigue siendo parecido al de la anterior versión, pero con el añadido de nuevos jefes que tendrán maneras específicas para ser derrotados. 

Y, aunque no hay más modos disponibles, Nintendo ya ha anunciado nuevos eventos del SplatFest, como el del 24 de septiembre. En ellos, se generará una pregunta y cada participante escogerá entre una de las tres respuestas disponibles. Tras ello, se enfrentarán en combates de tres equipos (4vs2vs2). Aquí, la única novedad es el cambio de fórmula en los combates, haciéndolos más caóticos (si cabe) que los acostumbrados. Eso sí, resulta curioso y decepcionante la opción de restringir el número de jugadores a 8 y no ampliarlo a 12 durante estas partidas.

Además, han anunciado que irán añadiendo diferente contenido como armas o mapas de manera gratuita durante los dos años que tienen planteado de soporte, además de contenido de pago que amplíe la historia.

Paseando por Tintelia

Pero también podremos recorrer la nueva ciudad, Tintelia. Echando en falta la vertiginosidad de los combates, tendremos que desplazarnos andando y podremos encontrarnos con distintos personajes que representan a jugadores del mundo. Aunque esto puede ser interesantes (podremos encargarle a un personaje que objetos que tenga esa gente), hay dos cosas importantes en este lugar: las tiendas y el juego de las batallas carterritoriales.

Las tiendas puedes visitarlas yendo hasta ellas o entrando directamente desde el menú (en serio, tu gran aliado). Allí, además de las armas que ya hemos mencionado antes, podrás hacerte con piezas de ropa (que te darán pequeñas mejoras en combate) o elementos con los que podrás decorar tu taquilla y recibir elogios por ello. 

La personalización de la ropa ayuda a mejorar alguna estadística, pero no he notado diferencia.
¿Este no tendrá un hermano marinero? ¿Verdad?

Pero cuando hablamos de las batallas carterritoriales, hablamos de uno de los añadidos de esta edición. Splatoon ha lanzado su propio juego de cartas y, con él, trataremos de emular las partidas territoriales, pero usando mazos en nuestra guerra. Entre todas las cartas disponibles, tendremos que hacer nuestra selección e ir colocando las distintas figuras que salgan de nuestra baraja para tratar de ocupar el mayor terreno y, así, ganarle a nuestro oponente (controlado por la máquina). Aunque es una adición interesan, no deja de quedarse un poco descolgada del espíritu del juego, resultando menos atractiva. A pesar de ello, los jugadores más estrategas encontrarán una fuente de dolores de cabeza que acabarán extasiándoles.

Sentidos entintados

Unido a su peculiar, pero atractiva jugabilidad, tenemos en consonancia un interesante diseño artístico que se mantiene a lo largo de las entregas, pero actualizando los gráficos y puliendo las animaciones. La atención al detalle se nota en cada rincón y, aunque no sea un portento gráfico, tiene la suficiente personalidad para quedar grabado en las retinas. 

Qué buenos suelen ser las traducciones españolas
Nintendo nos tiene acostumbrados a unas traducciones muy buenas.

Además, la música se mantiene en su línea con nuevos temas que acompañan tus sesiones de pintura, con algunas canciones destacadas (la lucha final de la historia). Eso sí, como en otras entregas, los personajes hablan en un idioma propio, por lo que la única manera de entenderlos en mediante unas buenas traducciones en las que se incluye el español.

Conclusión

Splatoon 3 se presenta como una evolución de la fórmula, perfeccionándola y dotándola de nuevos elementos que permiten seguir ampliando esa jugabilidad tan marcada que tiene la saga. Aunque había personas que esperaban esa revolución que había caracterizado a otras sagas de Nintendo (y por ello generando críticas), es coger el mando y sentir que, aunque todo parezca seguir igual, hay multitud de detalles que se han pulido para ofrecer la mejor experiencia al jugador

Aunque haya elementos que sigan chirriando, como la imposibilidad de escoger mapa, las virtudes son suficientes para considerarlo mejor juego que su predecesor. Tendremos que ver si todas esas expansiones y añadidos que han prometido durante los siguientes dos años se ajustan a lo presentado para contentar a todos los jugadores y que acepten que el cambio de número en la carátula ha sido para mejor.

Splatoon 3 ya está disponible para Nintendo Switch.

Lo mejor

- La originalidad y reto de los niveles del modo historia (en especial la batalla final)
- La jugabilidad loca y vertiginosa, con batallas decididas en los últimos segundos
- Lo cortas de las batallas permiten empalmar una con otra sin que te des cuenta
- La rapidez de carga y la rapidez en encontrar partida
- La dirección de arte del juego y la música

Lo peor

- El poco añadido de mapas y armas, aunque solucionable con actualizaciones
- El modo batalla Cartaterritorial parece apartado de la jugabilidad más vertiginosa

Antonio J. Rodríguez López

Antonio J. Rodríguez López

De tierras gallegas con un lacón bajo el brazo. La vida frente a la pantalla me entregó unas gafas con las que veo en 8K. Me gustan las cosas bien narradas, sean del formato que sean. Mis estanterías están a rebosar de juegos, libros, miniaturas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.