GODZILLA Y KONG: EL NUEVO IMPERIO (ADAM WINGARD, 2024) - CRÍTICA

Añade este post a una revista de Flipboard

Portada crítica Godzilla y Kong: el nuevo imperio

Tras hacer un viaje por las distintas ciudades del mundo antes de que un combate de titanes acabe con todos los edificios emblemáticos, acudimos a las oficinas de Warner Bros para visualizar la última entrega de su saga de grandes criaturas: Godzilla y Kong: El nuevo imperio. El universo monstruoso creado por Legendary Pictures en 2014 se encara a recibir su quinta entrega con un buen bagaje de aceptación y grandes dosis de acción en su haber, por lo que esta sigue manteniendo la misma sinceridad que sus predecesoras, aunque siendo más concisa en lo que de verdad es importante. Es por ello que notaremos ciertas carencias en algunos elementos de la historia, pero pronto quedarán opacados por los salvajes combates entre criaturas gigantes (el verdadero centro de todo)

Con esto en mente y recordando que el estreno está programado para mañana, 27 de marzo de 2024, solo queda preguntarnos. ¿Qué tal ha estado la experiencia explorando las profundidades de Tierra Hueca? ¿Necesitan que pongamos un poco de gestión humana ahí abajo? 

El misterio que precede el caos y que pone en peligro el mundo

Tras los eventos de la última película, Kong se queda como señor de la Tierra Hueca y Godzilla protege al mundo de la devastación en la superficie. Monarch, entretantos, sigue monitoreando la actividad de los titanes mientras explora el interior de la Tierra para conocer más acerca de ese nuevo mundo. Aunque para lo que no están preparados es para que un mal sepultado años atrás por el gran lagarto tenga una nueva oportunidad de lograr su libertad y conquistarlo todo. Es así como los antiguos enemigos tendrán limar sus asperezas y trabajar en equipo para evitar que sus dominios acaben siendo asolados. ¡Comienza la pelea!

Si hay un gran acierto que ya se le estaba echando en cara en las anteriores producciones es el reducir la participación de los humanos y colocarlos en una historia secundaria que, a pesar de tener su importancia final, aporta más información del contexto que otra cosa. Gran importancia tendrá la pequeña Jia -Kaylee Hottle-, que conocimos en la entrega anterior, con un marcado camino de autodescubrimiento que ampliará la información para los que no pudieron leer el cómic precuela Kingdom Kong. Toda esta parte aporta un grado de fantasía que la franquicia necesitaba, aunque fuera para darle un sentido a lo que hacemos.

Qué guapo está con el color rosa
¡Mirad el poder del nuevo Godzilla! (y qué pena no encontrar la de Gibraltar)

Pero como ya dije al principio, aquí quienes importan son los titanes. Godzilla, aunque con grandes apariciones en el metraje y demostrando por qué es el rey de los monstruos, queda relegado a un avance paulatino que solo cobrará verdadera importancia una vez llegado al final. Por su parte, Kong es el verdadero protagonista de la aventura. No solo porque a través de él conoceremos ese nuevo mundo que se está abriendo ante los ojos de los espectadores, sino que su propio drama avanzará al encontrarse de frente con otros homínidos gigantes como él. Y no son necesarias palabras para ir comprendiendo lo que le va pasando, con escenas bien montadas y que demuestran la humanidad de esa colosal criatura. Algo a agradecer es el mayor peso que tienen las escenas de combate que, aunque algunas acaban demasiado rápido, permiten ver un poco más de la epicidad de sus acciones.

Con constantes cambios de escena para comprender en qué momento estamos con cada una de las tramas, es fácil comprender que el ritmo se vuelva algo acelerado. Hay pequeños momentos de pausa que permiten ofrecer un poco más de exposición, combinados con cierto humor que, en contadas ocasiones, no acaba de cuadrar con el momento. Pero es que la narrativa sabe a dónde quiere llegar. Los grandes conflictos justificarán su visión en pantalla grande, luciendo con escenas espectaculares y combates bien coreografiados y medidos. 

Destruyendo que es gerundio

Hace tiempo que dejamos atrás los efectos prácticos en este tipo de producciones (aunque con Alien: Romulus se quiere recuperar, entre otras), por lo que gran parte del presupuesto ha ido destinado a los efectos especiales y a la recreación de las diferentes criaturas que iremos encontrando a lo largo de la película. El mundo de Tierra Hueca mantiene ese toque que te hace pensar que estás en el exterior, pero con un detalle que te produce cierto extrañamiento (además de tener techo de piedra). Los diseños de las nuevas incorporaciones son maravillosos. No es necesario ver más que su silueta para descubrir la maldad que almacena Scar, el malvado simio, dentro de él, pero esta se acrecentará al comprender las prácticas que ha estado llevando en esa cárcel en la que estuvo preso. Caso especial es el de Kong, con un rostro que acaba mostrando sus sentimientos y miedos.

Scar es un villano genial
No hay más que mirarlo para pensar en lo malote que es.

Eso sí, cuando más irregulares se sienten es en los combates. Es aquí donde sacan a relucir el mayor músculo, ya sea con la destrucción de ciudades enteras o con los encontronazos entre ellos. Pero, y hay que comentarlo, hay situaciones donde no acaban de encajar del todo y se notan las costuras de la animación. ¿Quiere decir que acaba desmerecido? Es probable que, en medio de la acción, la mayoría apenas lo tome como algo malo. Además todas estas situaciones estarán acompañadas de una maravillosa banda sonora de Antonio Di Iorio y Tom Holkenborg, que aumentarán la adrenalina del momento.

Conclusión

Warner Bros sabe muy bien a qué público apunta con este tipo de producciones y, con el paso de los años, ha logrado encontrar la tecla perfecta para que los fans lo acaben disfrutando al máximo. 

Godzilla y Kong afrontan su mayor desafío desde el inicio de este Monsterverse en una película cuyo objetivo es seguir viendo a estas criaturas enfrentarse entre ellas. Y es algo que no ocultan, ofreciendo gran cantidad de combates a lo largo del metraje y reduciendo la participación humana a un plano secundario que sirve para explicar la historia. Con ello consiguen que el ritmo se sienta más ágil, aunque no siempre acertado, pero enfocándose más en las escenas verdaderamente impactantes para el espectador. El gran derroche técnico en todas las escenas que han tenido que animar para dar vida a las criaturas y su destrucción se suma a una banda sonora épica que por momentos acompaña. Sin duda, los espectadores que hayan disfrutados las anteriores, saldrán del cine encantados de esta nueva entrega.

Godzilla y Kong: el nuevo imperio se estrenará mañana día 27 en los cines españoles. Si quieres ver grandes combates entre criaturas gigantes, este es tu momento.

Antonio J. Rodríguez López

Antonio J. Rodríguez López

De tierras gallegas con un lacón bajo el brazo. La vida frente a la pantalla me entregó unas gafas con las que veo en 8K. Me gustan las cosas bien narradas, sean del formato que sean. Mis estanterías están a rebosar de juegos, libros, miniaturas...
Si quieres contactar conmigo:  Sígueme en Twitter

No hay comentarios:

¡Estamos migrando a Wordpress mientras tanto puedes seguirnos en redes!